El primer museo submarino de Europa y tercero en el mundo, el  Museo Atlántico de Lanzarote fue creado por el artista británico Jason deCaires Taylor y tardó casi tres años en terminarse.

Consiste en 12 instalaciones y más de 300 figuras humanas de tamaño real situadas a 12 – 14 metros bajo el agua.

Las esculturas están elaboradas con materiales que respetan la flora y fauna del suelo marino (realizadas en hormigón de pH neutro) lo que ayudará a conservar las figuras durante 300 años. Además, con el transcurso del tiempo, ayudarán a incrementar la biomasa marina y la reproducción de las especies de la isla canaria.

Por ejemplo, la escultura conocida como “El Portal” tiene como objetivo atraer a criaturas oceánicas como pulpos, erizos de mar y peces.

Asimismo la exhibición pretende ser “un homenaje a los que tienen éxito, pero también a aquellos cuyos sueños y esperanzas permanecen en el fondo del mar”, escribió el artista en su página web.

Museo submarino innovador

Este museo submarino tiene un enfoque innovador, ya que consiste en esculturas diseñadas para concienciar a la gente sobre el medio ambiente y los problemas sociales y también promover y proteger la vida marina.

A través de las figuras se está criticando al mundo actual por su falta de preocupación en ayudar al ecosistema marino e intentando cambiar su perspectiva para ir a un futuro mejor.