7 minutos

Decía Bill Gates que los humanos sobreestimamos los progresos tecnológicos de los próximos dos años, pero subestimamos los de los próximos diez.

La verdad es que sí podemos estar bastante seguros de que la inteligencia artificial, la impresión 3D o Internet de las Cosas (IoT) van a estar con nosotros en el futuro, pero es muy posible que muchos de los avances concretos que nos prometen a corto plazo no se materialicen, mientras que los avances que pueden producirse en los próximo diez años, seguramente, no podamos ni imaginarlos.

Te quiero demostrar esto echando un poco la vista atrás, a lo que ya sabemos que ha pasado, para comprobar si, en los diferentes momentos de la historia reciente que vamos a repasar, alguien podría haber previsto los enormes cambios geopolíticos que iban a suceder tan solo unas pocas décadas después. Cambios impulsados, sin duda, por los avances tecnológicos e innovaciones ocurridas en cada periodo.

Por favor, ponte el casco para teletransportarte y evitar algún mal golpe.

Londres. 1900

Estás en el verano de 1900 y vives en un apartamento en el centro de Londres, la capital del mundo, que domina las finanzas y el comercio internacional y en la que viven casi 5 millones de almas.

Europa domina Oriente y Africa: los principales países europeos excepto el Imperio Austriaco tienen colonias en ambos continentes (Reino Unido, Francia, Imperio Alemán, Imperio Turco).

Podemos decir que no suceden cosas en ninguna parte donde algún país europeo no tenga algo que decir. El mundo está en paz y el continuo progreso tecnológico y el creciente comercio internacional parecen garantizar una prosperidad sin límites por muchos años.

londres antiguo

 

Viena. 1920

Damos un salto de dos décadas y te encuentras en un parque de Viena en el verano de 1920. En la antigua capital imperial, la epidemia de gripe que empezó en 1918 se ha cebado con la ciudad, el racionamiento de comida es cada vez más riguroso y es un momento de creciente tensión política y enfrentamientos que está llevando a una polarización y radicalización de la sociedad.Europa ha sufrido una guerra devastadora que ha causado nada más y nada menos que 31 millones de muertos. Ha desaparecido el imperio austrohúngaro del cual Viena, junto a Budapest, era su capital. También han desaparecido el imperio alemán, el ruso (recuerda que en 1917 se produjo la Revolución Rusa que echó al régimen de los zares y acabó imponiendo el comunismo en Rusia) y el turco, que tenía más de 400 años de antigüedad. Han aparecido nuevos poderes periféricos como Japón y EEUU.

Alemania se ha visto obligada a firmar el humillante tratado de paz de Versalles que asegura dejarla postrada durante, al menos, los próximos 100 años. Se ha creado la Sociedad de Naciones (el germen de las actuales Naciones Unidas) con el ánimo de acabar para siempre con todas las guerras y resolver los conflictos de manera pacífica.
¿Podías imaginar esto en la quietud y bienestar de tu apartamento de Londres en 1900?

viena

 

París. 1940

Han transcurrido dos décadas más y en el verano de 1940 te encuentras sentado en un banco de los Campos Elíseos en París: el ejército alemán ha ocupado Francia en un abrir y cerrar de ojos y ves cómo se pasea por las calles de la Ciudad de las Luces como si nada.

Alemania domina casi toda Europa (Polonia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Grecia y Francia) y está a punto de invadir Inglaterra. Parece inevitable que Hitler y su Reich de los mil años dominen Europa durante las próximas décadas.

¿Podías imaginarlo en el verano de 1920, tras la firma del Tratado de Versalles que dejó fuera de circulación a Alemania?

paris 20

 

Berlín. 1960

Ahora estás paseando por una calle de Berlín en el verano de 1960. La ciudad sigue teniendo un aspecto devastado aún, 15 años después de ser ocupada por el ejército soviético. La calle que transitas va a quedar en la parte comunista de la ciudad ya que en muy poco tiempo (1961) se va a levantar un muro que separará a la ciudad en dos partes, y con ello a familias enteras, durante varias décadas.

La Alemania nazi fue derrotada y aplastada en tan solo cinco años. Igual que Japón, que sufrió los terribles daños y las espantosas secuelas de dos bombas atómicas. La Segunda Guerra Mundial costó 47 millones de vidas entre soldados y civiles (no hablemos de los heridos).

EEUU y la Unión Soviética se han convertido en las dos potencias hegemónicas en el mundo, luchando por dos sistemas económico-sociales antagónicos (capitalismo y comunismo) en lo que se ha llamado la guerra fría, que amenaza con hacer volar a todo el planeta en pedazos.

China, el país más poblado del mundo, también está regido por un sistema comunista bajo el mando de Mao Tse-Tung.
¿Te lo podías imaginar aquel día de verano de 1940 en los Campos Elíseos?

berlin

 

Saigón. 1980

Dos décadas más y te encuentras comiendo en un puesto callejero en mitad del caluroso y húmedo verano de la ciudad de Saigón, la antigua París de Oriente, que ahora se llama Ciudad Ho Chi Minh.

EEUU, la mayor potencia militar del mundo junto a la Unión Soviética, ha sido derrotado por el ejército del Vietcong, mucho más pequeño y menos avanzado tecnológicamente, tras una guerra que ha durado 14 años.

La Unión Soviética, por su parte, se acaba de embarcar en una guerra en Afganistán contra los muyahidines (grupos guerrilleros afganos islámicos apoyados por EEUU), que va a acabar casi igual de mal. Un actor (Ronald Reagan) se postula como próximo presidente republicano de los EEUU.

¿Lo pudiste imaginar mientras paseabas por aquella triste calle de Berlín en 1960?

saigon

 

Moscú. 2000

Un nuevo salto en el tiempo y estás en una terraza de la Plaza Roja de Moscú en el verano de 2000, leyendo la trágica noticia del hundimiento del submarino Kursk en el Mar de Barents con sus 118 tripulantes.

Ya no estás en la Unión Soviética, que colapsó completamente a principios de los años 90, sino en Rusia, de nuevo, como antes de octubre de 1917, aunque buena parte de su territorio se ha fragmentado en un montón de nuevas y antiguas repúblicas anteriores a la Primera Guerra Mundial.

Pertenecen a la organización militar occidental de la OTAN países de la antigua esfera soviética como Hungría, Polonia, República Checa, Bulgaria, Rumanía y muchos otros. China solo es comunista de nombre, ya que se está desarrollando en su interior el sistema capitalista a marchas forzadas.

Salvo en algunos países en decadencia como Rusia, parece que las cosas van a marchar económicamente bien y en paz durante unos cuantos años.

¿Podías haberlo imaginado aquel día de 1980 comiendo fideos con carne en Ciudad Ho Chi Minh?

moscu

 

Milán. 2020

Esto ya es casi ayer, verano de 2020, y te encuentras de excursión en la antigua ciudad romana de Codogno, la población a 60 kms de Milán epicentro del brote de coronavirus en Europa, un virus que cambió drásticamente nuestras vidas y todavía sigue haciéndolo.

Es pleno verano de una pandemia que nadie esperaba y que ha matado, a día de hoy, a casi 4,5 millones de personas en todo el mundo (muertes registradas).

Desde marzo hasta verano de 2020, el turismo y prácticamente la mayor parte del comercio internacional se han paralizado y se han producido caídas del PIB insólitas en todos los países.

Los huracanes y las tormentas tropicales son cada vez más destructivos e imprevisibles. Ha aparecido un nuevo término meteorológico que se ha hecho rápidamente familiar, la DANA, y que significa lluvias torrenciales, inundaciones y devastación. Lo mismo pasa con los voraces incendios que asolan regularmente el oeste de EEUU y el este de Australia.

Por cierto, las Torres Gemelas ya no forman parte del paisaje de Nueva York porque desaparecieron literalmente tras estrellarse contra ellas dos aviones Boeing 767 que fueron secuestrados por terroristas yihadistas de Al Qaeda, paradójicamente vinculados con los muhayidines a los que apoyó EEUU durante la guerra soviética en Afganistán.
¿Pudiste haberlo imaginado mientras leías el periódico en la Plaza Roja de Moscú?

milan

 

Hoy

Estamos al final del verano de 2021. La pandemia no ha terminado aún y no está nada claro cuándo lo hará. Los expertos no se ponen de acuerdo.

El desarrollo tecnológico avanza cada vez más deprisa, vislumbrándose una confluencia de tecnologías que pueden provocar un enorme tsunami de cambios en cuanto estén algo más maduras y, sobre todo, cuando puedan combinarse entre sí: inteligencia artificial, Internet de las Cosas, impresión 3D, nanotecnología, biotecnología, etc.

Y también avanza, cada vez más rápido en sus efectos y consecuencias, el cambio climático, algo que ya parece suficientemente confirmado por numerosas evidencias.

Ambas corrientes de cambio anticipan enormes impactos en nuestras vidas.
¿Realmente crees que puedes anticipar dónde estaremos dentro de 20 años?
Ni siquiera en tus sueños más locos.
¿Y entonces?

Pues en lo que podamos intervenir, tratemos de aprovechar las oportunidades que van a generar esas gigantescas corrientes de cambio: el futuro se construye cada día con las innumerables innovaciones que proponen constantemente personas y empresas a partir de las oportunidades que ven a su alrededor.

Por eso no podemos imaginar ese futuro: porque no existe, porque aún está por hacerse. Por ti y por cualquiera de los demás seres humanos, con sus ideas, sus rutinas y su iniciativa.

¿Y en lo que no podamos tener influencia? Enfoquemos las cosas como dice el proverbio inglés: “espera lo mejor, prepárate para lo peor y acepta lo que venga”.

Mientras tanto, hagamos cada uno lo que esté en nuestra mano para que unos mejores hábitos y el respaldo a nuevas tecnologías más sostenibles nos ayuden a controlar el cambio climático, sin duda, la principal amenaza y responsabilidad de la humanidad en estos momentos.

*Nota: el avance cada dos décadas hasta 2000 se ha basado en la introducción del interesante libro del año 2010, Los próximos 100 años, del experto en geopolítica y asuntos internacionales George Friedman

PANDEMIA 1 - ¿De verdad crees que puedes anticipar el futuro?

 

2 minutos