3 minutos

Hace unas semanas, realizamos una formación en creatividad a medida para la empresa Iproma (Investigación y Proyectos Medio Ambiente S.L.) en el Hotel Bonaire de Benicasim. Fue la primera vez que se hacía algo parecido no solo en Iproma sino en todo el grupo Gimeno.

Según nuestra experiencia trabajando la innovación todos los días en las empresas, observamos que en la mayoría de las empresas se desconoce el proceso básico para hacer un buen taller de creatividad.

Por eso, el objetivo de esta formación ha sido que un equipo de IPROMA conozca cómo realizar un buen taller para generar soluciones creativas a los problemas o retos planteados y poner en marcha las mejores de ellas. Pero no de cualquier forma, sino de una manera práctica y fácil de entender.

 

Formación en creatividad para IPROMA

Ya en la formación, hemos organizado tres grupos de trabajo que han ido identificado problemas o retos interesantes a resolver para la empresa, priorizados según su impacto. Luego separamos aquellos problemas que se podían resolver mediante mejora (adaptación de buenas prácticas) y cuáles mediante innovación (taller de creatividad).

Finalmente, elegimos solo tres que serían interesantes trabajar de forma creativa, los definimos bien y de forma equilibrada (serían el ancla para trabajar luego la creatividad) para quedarnos solo con un reto o foco a trabajar durante el taller.

Antes de pasar a la fase de creatividad, primero teníamos que entender muy bien el reto o problema elegido para resolver de forma creativa y por eso trabajamos varias herramientas como, por ejemplo, persona chart, mapa de empatía, revisión de procesos relacionados con el reto creativo (diagramas de flujo), referencias de buenas prácticas del sector, etc.

Después de explicar varias técnicas de creatividad muy interesantes, escogimos aplicar el brainstorming para la fase de ideación. El objetivo principal del taller de creatividad fue obtener un mínimo de 6 ideas por participante, ya que cuantas más ideas, mejor calidad en el resultado del taller. Luego, organizamos las ideas por temáticas o ideas similares para que fueran más fácil de identificar y entender.

Al terminar el taller, seleccionamos las mejores ideas, de las cuales nos quedamos con las tres mejores y rellenamos su correspondiente ficha descripción de ideas, que se utiliza, en los casos reales, para luego entregarlas a quienes hayan encargado el taller de creatividad.

En la última fase de la formación en creatividad para IPROMA, cada equipo realizó prototipos rápidos de las tres mejores ideas – las más votadas – (bocetos, storyboards, esquemas, diagramas de flujo…). Con ello, se ha buscado obtener una representación tangible de los mejores conceptos de la fase de creatividad.

Por último, se han valorado los prototipos a través de feedback temprano de clientes (en este caso, al tratarse de una formación, miembros del equipo de IPROMA con experiencia y trato habitual con clientes) para validar los aspectos que sí tienen sentido e interesan al usuario y los que no.

A través de este tipo de formaciones en creatividad, las empresas pueden conocer en profundidad un método eficaz, flexible y sencillo de implementar para ser creativos.

Si quieres tener una experiencia práctica acerca de cómo organizar talleres de creatividad efectivos consiguiendo aumentar el compromiso y la motivación de tu equipo, no dudes en contactarnos.

Más abajo te dejamos el vídeo resumen de la jornada de formación en creatividad en IPROMA. Fue una experiencia fantástica al trabajar con un equipo tan implicado.

 

¿Te interesa conseguir formación en creatividad para tu empresa? 
Contacta con nosotros para encontrar la solución a tu medida.