1 minuto

Gran parodia de una reunión sin sentido en la que un cliente pide cosas imposibles.

La lección, en nuestra opinión: cuanto antes digamos no cuando nos pidan imposibles o absurdos, mejor para todos.