3 minutos

Muy justificadas las loas al recientemente fallecido Steve Jobs, aunque a veces tenga la impresión de que son oportunistas, no digamos cuando meten la zarpa los políticos de turno…

Todo lo que se dice, aunque muy azucarado, posiblemente sea cierto y se lo merece. Sin duda, por lo emotivo del momento, se oscurecen o tapan las partes menos agradables del individuo, en este sentido, un ser humano como cualquier otro.

Pero me interesa llevar el post a otro terreno: Steve Jobs no lo hubiera conseguido solo.

Pasar de facturar en 1977 0,77 mill $ a 335 mill $ en 1981 y a 1.516 mill $ en 1985…antes de que lo echaran de su ¡propia empresa! para luego volver de manera triunfal (¡65.230 mill $ en 2010!)

Reinventar completamente categorías de producto muchas veces ya consolidadas y crear los nuevos estándares a partir de ese momento, con los Macintosh, iMac, iPod, iPhone, iPad… Imposible él solo.

Lo hizo con más gente, con gente muy implicada y talentosa, que era dirigida por una especie de misión vital, impulsada eso sí por el propio Steve.

Podemos ver esto con suma claridad en un excelente relato corto de Guy Kawasaki, ex trabajador de Apple y hoy renombrado autor-consultor-inversor.. Recomiendo su lectura por lo fresco y espontáneo ya que se produce pocas horas después de conocer el fallecimiento de Jobs.

Por cierto, el puesto de Kawasaki en Apple era el de «software evangelist»;) Ni más ni menos que evangelizador de software, o sea, el tipo que se reunía con las compañías de hardware y software para convencerlas de que tenían que hacer productos para Macintosh.

De ese relato me quedo con algunas pocas frases para ilustrar mi breve comentario final, a donde quiero llegar. Dice Kawasaki:

«…trabajar en la división de Macintosh a mediados de los 80 era como trabajar en Disneylandia, o más acertadamente, ser pagado por ir a Disneylandia». Se divertían a muerte.

«…la división tenía una misión…Y la misión de Steve era que teníamos que prevenir al mundo de la dominación sobre la información y libertad que ejercía IBM. Así que mirábamos a IBM como al enemigo…Era un fervor religioso». Estaban comprometidos hasta la médula.

El famosísimo anuncio de la Super Bowl de 1984 hace referencia a esto: a la necesidad, según la gente de Apple, de liberar al mundo de la tiranía de Gran Hermano (IBM), de cambiar una sociedad fea, mediocre, conformista y controlada mentalmente.

half_life2_mac

Nos cuenta Kawasaki que en aquella época eran unas 50 personas en la división de Macintosh y que pusieron una bandera pirata en el edificio en el que trabajaban: iban a hundir el sistema. Y trabajaron muy duro para ello porque «pensábamos que verdaderamente estábamos en una misión para mejorar la creatividad y productividad de la gente, y prevenir el totalitarismo…»

«Y no te puedo explicar lo euforizante que era trabajar allí, Porque había tanta gente brillante – aunque de muy diversas procedencias y niveles de estudios – y teníamos esa misión de cambiar el mundo». Y lo hicieron. Varias veces.

En resumen:

Habían creado un grupo de gente excepcional: la gente adecuada para ir a donde fuera necesario.
Tenían una misión clara y muy motivadora…Para cambiar el mundo. ¡Qué menos!

Y no se aprecia claramente en el relato de Kawasaki pero probablemente tenían una visión muy nítida del mundo que querían conseguir. Al menos Steve Jobs la tenía, seguro.

¿Quieres cambiar el mundo con tu empresa? Entonces empieza por construir una misión que «hipermotive» a tu gente. Pero antes de nada sube al talento adecuado al autobús y siéntalos a cada uno en su sitio…

1984 apple

Y personalmente estoy convencido que la gente de Apple han mejorado la creatividad y la productividad de las personas, y han hecho nuestras vidas más cómodas y más fáciles, y más divertidas y atractivas. Y por eso les estamos en deuda. Y por eso nos duele la pérdida del artífice de todo ello.

RIP SJ