2 minutos

Este mes de enero de 2013 damos por concluida, por el momento, nuestra relación de asesoramiento permanente en innovación y estrategia (varias veces al mes) con un cliente que ha durado casi 7 años (desde julio de 2006). Eso no quiere decir, ni mucho menos, que no sean posibles colaboraciones puntuales en el futuro.

A lo largo de estos años, pienso que tanto ellos (todas las personas que han pasado por el comité de innovación o los talleres de creatividad o los equipos de proyecto de innovación) han aprendido cosas, pero que nosotros también hemos aprendido muchas, muchísimas.

Puedo decir que ha sido uno de los clientes en los que siempre me he planteado probar cosas nuevas, evoluciones y mejoras del método, de las diferentes herramientas que utilizamos…porque siempre respondían con entusiasmo a esas pruebas. Y, posiblemente gracias a eso, casi siempre salían bien;)

De hecho es uno de nuestros casos de éxito: tanto, tanto que hace un año exactamente fueron adquiridos por una importante multinacional norteamericana, por un porrón de dinero, que ha dejado una sonrisa permanente en los dueños de la empresa (que aún siguen en sus puestos, a petición del comprador).

Un auténtico referente positivo entre las muy desmoralizadas filas del empresariado español.

Cuando una relación tan intensa termina se produce una cierta sensación de vacío, pero a la vez también una sensación de plenitud porque piensas que el cliente ya se siente seguro para volar solo, que es de lo que se trata al final.

Por mi parte, siempre he pensado que NO quiero estar 5 minutos de más en un cliente, si este piensa que puede obtener un valor superior con otras alternativas: otros enfoques, otros consultores, otras ideas u otras prioridades empresariales. Por eso me siento contento y satisfecho del trabajo que hemos hecho y de dónde lo dejamos.

En este momento, solo nos queda dejar bien cerradas las tareas abiertas con el cliente, intentando superar sus expectativas, como siempre pretendemos.

Y por supuesto, cuando termina una relación, siempre aparecen otras nuevas en el horizonte que te estimulan y excitan porque ves que te van a llevar a nuevos lugares físicos y mentales.

Os deseo mucha suerte EFI-Cretaprint. Pero sobre todo, mucho y buen trabajo porque ya sabéis que pienso que el éxito depende en un 99% de esto. Y vosotros lo habéis demostrado hasta ahora con creces.